Independiente cayó 5 a 4 desde el punto penal luego de empatar 0 a 0 contra Chapecoense en Brasil, mismo resultado del partido de ida.

El conjunto de Milito quedó afuera en los octavos de final de la Copa Sudamericana repitiendo el mismo marcador que en el Libertadores de América para luego perder desde los 12 pasos, y así le dijo adiós a la única chance que le quedaba de participar en la Copa Libertadores 2017.

El Rojo se llevó el primer susto del partido a los pocos segundos del comienzo. Chapecoense buscó mediante un centro desde la izquierda, Kempes no llegó a conectar de cabeza y en el rebote la pelota quedó sucia para que Josimar intentara marca el primero. No pudo, pero sí consiguió despertar al equipo de Gabriel Milito.

Apenas dos minutos después, el uruguayo Cristian Rodríguez comandó una contra y habilitó a Emiliano Rigoni, quien remató cruzado a la manos del arquero Danilo. Independiente no tardó en reaccionar a ese temblor del arranque.

Desde entonces el partido se mimetizó con el que se jugó en Avellaneda. El Rojo, con la pelota, y los brasileños reposando en su campo, apostando a la contra.

Con esas dos posturas, la más clara la llegó a tener el local. Fue por un tiro libre en la puerta del área, tras una falta de Toledo a Tiaguinho en una contra en la que el de Chapecoense se iba al mano a mano con Martín Campaña. El remate posterior dio en el costado izquierdo del arco.

Independiente salió un poco más decidido a jugar el segundo tiempo y a los 2 minutos estuvo muy cerca de ese gol de visitante que habría dejado las cosas definidas. Maxi Meza encaró desde la izquierda hacia el centro, tocó para Jorge Ortiz y el ex Lanús sacó un fuerte derechazo que se estrelló en el travesaño.

Pero duró muy poco esa furiosa salida del visitante y con poco, el local pudo crecer. A los 9 minutos, un centro desde la izquierda casi termina en gol. Por el segundo palo entró Tiaguinho, puso la cabeza y la pelota dio en el travesaño. Luego picó en la línea y Campaña la despejó volando hacia atrás.

Un rato después, el Chapecoense tendría una más. El capitán Cléber Santana tiró un centro pasado desde el mismo sector de la jugada anterior, que se cerró y dio en el palo, con el arquero adelantado.

Acercándose al último cuarto de hora, incidentes en la tribuna del equipo argentino obligó al árbitro Roddy Zambrano a parar el partido. Independiente pudo respirar. Pero en la reanudación vendrían dos nuevas chances para el conjunto brasileño.

A los 43, Lourency habilitó a Bruno Rangel y el delantero recién ingresado la tiró por encima del travesaño. Un minuto después, Cléber Santana sacó un zapatazo inesperado y reventó el palo izquierdo.

Sin goles en los 90 y tantos minutos, la definición se mudó a los penales. Y allí el Rojo le dijo adiós al certamen y a la chance de meterse en la Copa Libertadores 2017. Nicolás Tagliafico falló el octavo penal y así el Chapecoense se metió en cuartos para enfrentar a Junior de Barranquilla, que también pasó por penales ante el Montevideo Wanderers.

Ramiro Röttjer

@ramarott

Foto: Diario Clarín

Anuncios